Alojamiento web: Claves para elegir el servicio de hosting

Elegir el servicio de hosting es importante para el futuro de tu sitio web. Axarnet te trae las claves para escoger el mejor alojamiento web, adaptado a tus necesidades. Este tema suele generar muchas dudas, por eso te recomendamos leer este post para ayudarte a aclararlas.

¿Qué es un hosting?

Para poner en marcha una web lo primero que tienes que hacer es tener un nombre de dominio y elegir el servicio de hosting. De eso quizás ya te has dado cuenta. Pero ¿tienes claro que quiere decir hosting y porqué debes escoger el más adecuado para tu sitio?

Muchos principiantes desestiman este punto y no se detienen a evaluar con atención los proveedores. Como consecuencia, llega un punto en que la empresa no cumple con sus expectativas y tienen que comenzar desde cero. Cuando hablamos de hosting nos referimos al espacio en la nube en el cual se almacena un sitio.

Es decir, hay una empresa que es el proveedor del servicio de hosting o alojamiento web. A esta le tienes que pagar para utilizar un servidor conectado a Internet. El servidor guarda los ficheros de tu sitio para que se pueda acceder a ellos a través de la web. El sistema es capaz de almacenar todo tipo de contenido como texto, imágenes, vídeos, PDFs, documentos HTML, etc.

En términos generales, cuando alguien contrata un servicio de alojamiento web es para crear una web. Pero estas empresas suelen ofrecer mucho más que eso. Por eso es importante evaluar las características de los planes que tiene cada una. Por ejemplo, en Axarnet contamos con planes adaptados a todo tipo de necesidades. Estos incluyen creación de correo electrónico, listas de correo, soporte de múltiples versiones PHP, entre muchas otras funciones.

Tipos de hosting

La principal duda en torno al hosting es qué tipo elegir. Para ello conozcamos los tipos de alojamiento web entre los que puedes seleccionar.

  • Hosting compartido: Es un plan en el que varios sitios web comparten su ubicación y recursos, como el espacio en disco y la memoria RAM. Quiere decir que lo que sucede con un sitio afectará al resto, por ejemplo en velocidad de carga. Es la opción más económica de todas (no contamos aquí el hosting gratuito).

    Si se consigue un proveedor de calidad es una alternativa viable, sobre todo para proyectos que recién empiezan. Cuando el número de clientes supera la capacidad del servidor comienzan los inconvenientes. También cuando una web utiliza más recursos que las demás, estas se verán perjudicadas.

  • VPS: El virtual hosting o VPS es el más recomendado para proyectos profesionales y sitios destinados para ganar dinero online. En costos es la solución que le sigue al compartido. Cada cliente tiene un servidor exclusivo pero, comparten la ubicación física.

    Si tu blog o sitio web tiene un volumen de visitas importante te conviene esta opción. Los proveedores ofrecen distintos niveles, de manera que puedes aumentar el plan cuando creas conveniente.

  • Hosting dedicado: Es la contraparte del compartido. Cada web tiene un servidor exclusivo y no comparte recursos con nadie más. Esto le permite recibir miles de visita sin afectar el funcionamiento y la velocidad de carga es más rápida. Es una opción costosa, por lo que sus usuarios suelen ser empresas con ingresos elevados.
  • Hosting especializado: Se trata de los servicios que se especializan en ciertas aplicaciones como hosting WordPress, Joomla, Drupal, etc. Están optimizados para estas aplicaciones y asumen las tareas más complicadas de ellas como las actualizaciones y manejo de plugins.

  • Cloud hosting: La web se aloja en un servidor virtual que utiliza recursos de servidores web físicos. Entre sus ventajas tenemos que el usuario se conecta las veces que lo requiera el sitio y para solo lo que consume.

Claves para elegir un servicio de hosting

El proveedor que selecciones debe cumplir con ciertos requisitos para asegurarte que cumplirá con las expectativas de tu sitio web. En los párrafos siguientes te diremos cómo elegir un servicio de hosting

  1. Evalúa primero tus necesidades antes de conocer detalles sobre los servicios. Ten claro que quieres lograr con el sitio. ¿Es una web estática o dinámica?, ¿será para uso personal o profesional?, ¿cuántas visitas esperas recibir?, ¿con qué presupuesto cuentas?
  2. Usabilidad y capacidad técnica. Que el panel de control sea fácil de usar, que utilice herramientas de seguridad, ancho de banda apropiado, qué gestores utiliza o si se especializa en alguno de ellos, etc.
  3. Debe brindar soporte técnico oportuno. La web puede fallar en cualquier momento y necesitarás alguien que te apoye para resolver el problema. Mejor aún si son ellos mismos -como nosotros en Axarnet- quienes se den cuenta qué algo anda mal, esto hablará de su responsabilidad. Te puedes dar cuenta de su disponibilidad antes de contratarlos; escríbeles y fíjate en el tiempo de respuesta. Deben ofrecer varios medios de contacto: teléfono, correo electrónico, chat en vivo…
  4. Tiene que ser fiable. Revisa los comentarios sobre el proveedor en redes sociales, blogs y sitios web. Allí encontrarás información sobre interrupciones, tiempos de respuesta, entre otros.
  5. El proveedor debe ofrecer servicio de copias de seguridad o Cloud backup. Estas son necesarias para respaldar el contenido del sitio y recuperarlo en caso de que se genere algún problema. Los mejores servicios de hosting lo ofrecen. Confirma que tú mismo puedas acceder al respaldo desde el panel de control. También es posible contratar servicios externos.
  6. Además del hosting y copias de seguridad, fíjate en qué otros complementos ofrecen la empresa. Es importante que cuente con servicios de protección para hacer control continuo del sitio para advertir a tiempo cualquier posible ataque o agujeros de seguridad que lo hagan vulnerable.
  7. En este sentido, también deben ofrecer soluciones anti spam para proteger a la web de virus, ataques de malware y demás amenazas en Internet.

Errores al elegir el servicio de web hosting

Contar con un buen servicio de alojamiento web es una de las claves para el funcionamiento de cualquier proyecto online. En el mercado hay miles de opciones entre las cuales elegir, pero no todas ellas ofrecen un servicio optimizado para las necesidades de los clientes.

La falta de información suele ser el origen más común de los errores que cometemos al escoger un hosting. Muchas veces si el cliente no está satisfecho con los resultados no es por la empresa que haya elegido, sino porque no evaluó bien sus requerimientos. Por ejemplo, si tienes una tienda online y esperas un volumen de tráfico alto escoge un servicio que lo soporte. En este caso un hosting compartido no sería una opción viable.

Este es entonces el primer fallo en nuestra lista: no escoger un servicio adecuado. Para ello hay que tomar en cuenta también factores como el tipo de web -si es estática o dinámica-. La primera es muy simple y ligera, mientras que la segunda exigirá más al servidor. Acá te enumeramos el resto de los errores que debes evitar al elegir el alojamiento web.

1. Utilizar hostings gratuitos

Recurrir a un servicio de hosting gratuito es viable si lo que buscas es llevar un blog personal que puede estar o no a la vista del público. Pero si tienes un proyecto con aspiraciones profesionales y económicas entonces pasa de ellos.

Las desventajas de este tipo de alojamientos son muchas. En primer lugar no tendrás el control total del sitio; afectará el posicionamiento web puesto que los motores de búsqueda dan prioridad a los dominios propios y tendrás acceso solo a funciones limitadas.

2. No revisar las políticas de servicio

No te conformes con la información que le interesa a la empresa que conozcas. Esa será la que destaquen en su sitio, ve más allá y lee con atención las políticas de servicio. ¿Por qué? Allí hay detalles que te interesan conocer. El servidor podría desactivar un sitio que recibe mucho tráfico porque afecta el funcionamiento de otras webs o suspender las copias de seguridad porque superó el límite. Todo esto sin previo aviso.

3. Preferir la opción más económica antes que investigar

Esto tiene que ver con lo que decíamos hace un instante sobre las necesidades que tengas. Si no le das prioridad a los requerimientos de la web escogerás la primera opción que encuentres. En cambio, se valoras tu proyecto entonces buscarás toda la información disponible.

Consulta con el proveedor sobre su servicio y aclara tus dudas, pero también pide opinión en foros especializados. En estos sitios encontrarás información valiosa de la experiencia que han tenido otras personas. Te recomendamos que también evaluar el funcionamiento de los clientes actuales.

4. No pensar a futuro

Inicias un proyecto web con objetivos limitados y te funciona un plan de hosting compartido. Con el tiempo comienzas a ganar tráfico y deseas cambiar a un VPS, pero la empresa no te ofrece esta alternativa. La única solución a tu alcance es cambiar el proveedor.

Ahórrate todo el trabajo seleccionando una empresa que te ofrezca varios tipos de alojamiento web. De esta manera, cuando lo necesites será más fácil cambiar de plan que tener que buscar un nuevo servicio de hosting.

5. ¿Hosting ilimitado?

No creas en las compañías que dicen tener un servicio de hosting ilimitado. Muchas empresas ofrecen planes de hosting con espacio ilimitado, esto es físicamente imposible, no existen discos ilimitados.

Recomendaciones finales

Tener un servicio de alojamiento web que no cumpla con las expectativas repercutirá en el funcionamiento del sitio y en el posicionamiento. Al fallar en la velocidad de carga o “caerse” en horas de tráfico pico, el sitio puede ser penalizado. Es decir, no importa cuánto te esfuerces en las estrategias SEO si el servidor no tiene la capacidad adecuada. La consecuencia será una mala experiencia del usuario, por lo que bajará el ranking en los buscadores.

Aunque muchos sitios especializados recomiendan no utilizar un hosting compartido, la verdad es que una alternativa viable. Lo importante es asegurarte de contratarlo con una empresa responsable, como Axarnet. Para quienes apenas comienzan con un negocio online y no cuentan con un presupuesto elevado, esta puede ser la solución. Si ya tienes uno te recomendamos verificar el rendimiento para asegurarte que todo vaya bien.

Hay planes para todo tipo de presupuesto. La clave está en investigar y comparar qué ofrecen las distintas empresas. Si te interesa puedes solicitar un presupuesto en Arxanet y preguntarla a nuestro de equipo de atención al cliente por los servicios que tenemos para ti.

Con toda esta información queremos sacarte de las dudas que puedas tener en torno a qué es un servicio de hosting y cómo escogerlo. Esto es básico que lo entiendas para continuar adelante con cualquier proyecto online. Si tienes alguna incertidumbre al respecto no dudes en escribirnos o dejarnos un comentario al final del post.

Es momento de saber tu opinión. ¿Qué te han parecido estas claves para elegir el servicio de hosting? Si tienes alguna otra recomendación compártela con nosotros y ayúdanos a difundir el post en tus redes sociales.

hosting

  • Creado el

CONSÚLTANOS

Resolvemos tus dudas

SOPORTE 24x7

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información